logoenterotransparente2.png
Volver a la portada de Allá lejos...



Anónimo  
8/2/2017
- "Almas en la Costa" - Primer largometraje realizado en el Uruguay por Juan A. Borges (médico, periodista y escritor) en 1923.

Es considerado el primer largometraje realizado en el Uruguay, ya que, si bien en 1919 se había filmado la primera película larga "Puños y nobleza", la misma nunca se llegó a exhibir.
"Almas en la Costa" es entonces considerada la película pionera del cine nacional.

Su director, Juan A. Borges, era médico, periodista y escritor. Se filmó en el estudio de la firma Charrúa Films, que antes se había llamado Montevideo Films, fundada por el comerciante Eduardo Figari, y se exhibió en 1923.
Colaboraron con Borges en esta película, los fotógrafos Henri Maurice e Isidore Damonte, quienes se lucieron con los paisajes marítimos que abundan en el largometraje.
Los intérpretes fueron Arturo Scognamiglio y Norma del Campo, pareja que interpretó un romance pero con ciertos ribetes sociales.

En cuanto a "Puños y nobleza", podemos recordar que también fue dirigida por Borges y era protagonizada por el boxeador Angelito Rodríguez.

ivan lussich, desde: Montevideo  
8/9/2016
Hola, poco recordado es el cine 21 de Setiembre sobre dicha calle, casi Luis de la Torre. Edificio tipo galpón, pero los fines de semana a primera hora pasaban 'series' de guerra en blanco y negro realmente buenas. Fui poco a ese cine muy rústico comparado con el cercano Casablanca, que hoy sobrevive reformado, o con el Biarritz, demolido, que era enorme y medio antiguo pero con buenas películas, creo que era de la compañía Glucksman.

Hermann Reitenbach, desde: Florida, USA  
--/--/----
No he visto ni un comentario sobre el Cine Plus Ultra. Alguien lo recuerda? Estaba en General Flores entre Larrañaga y Propios. Iba con mi viejo a las matinees de los domingos, llevábamos refuerzos de mortadella y mate! Que recuerdos los años 50!

rafael, desde: Montevideo  
--/--/----
Hola a todos, madrugada del 4 de marzo 2016, estoy mirando foxclassics, la película El Tren con Burt Lancaster del año 1964 y me vino a la mente el cine Capurro, donde allá por 1967 o 68, a mis 13 o 14 años fui a verla unas tres veces. Recuerdo que el acomodador me dijo "parece que te gustó la película..." y también recuerdo el cine Alcázar de Agraciada y Zufriategui y muchos más que recorrí en aquellos lindos años... gracias por éste espacio.... nuevamente saludos.

Pablo Litenstein, desde: Mexico  Responder este mensaje
8/11/2016
Estimado amigo Rafael, porque si fuiste al cine Capurro, sos mi amigo. Qué querés que te diga , fue y sigue siendo el cine de mi niñez , donde vos te asustaste con Drácula y yo con el Monstruo de la laguna negra, yo tenía como 6 o 7 años , en esa época no había las restricciones de edad que hay hoy día , pero además como no era nada sexual , te dejaban entrar a ver las de horror , sin ningún problema , y me pegaba cada julepe con ese maldito monstruo , iba y me escondía atrás de la cortina , notable , jajajaj!!! cada vez que me acuerdo , se me pianta un lagrimón. bueno por acá la dejo , solo te quería comentar que por acá todavía anda uno que fue al cine Capurro mas o menos en las mismas épocas que vos , saludos!!

Juan, desde: montevideo  
--/--/----
El cine Reducto, estaba en Avda San Martín,a 50 mts de la estación Reducto (hoy es un templo): el cine Avenida, estaba en la sobre la misma Avda, 200 mts hacia abajo y en la vereda de frente.
En la tercera fila desde el fondo, había una columna que quedaba frente a la pantalla y dificultaba la mirada.
(fernando): El cine Renaciomiento, estaba en Soriano esquina Cuareim, el edificio que ocupaba era de una sociedad médica que funcionaba sobre el mismo.
Para Roberto:El cine Roy cerró a fines de los años sesenta y en su local se instaló un taller de costura.
Para Ricardo: El cine Gran Prix, reabrió en 2014 y cerró nuevamente en 2015, como dato anecdótico, en la vereda de frente una cuadra hacia Propios (hoy Br Batlle y Ordoñez) en el sótano de un colegio católico, funcionaba el Cine Roma (hoy desaparecido).
Para Jorge Paniza: el cine al que te refieres, era el holliwood, que luego de cerrar, en su reapertura lo re-bautizaron como Sayago.
Para Jorge Vallejo: Ampliando tu aporte, recuerdo que el cine Capurro tenía el defecto de no tener ninguna panadería cerca (para comprar bizcochos) y se instalaba en la puerta durante los interválos, un vendedor con su fuente de fainá y pizzas vendía.El cine Alcazar, hoy declarado monumento Historico Nacional, tenía en su frente, pero sobre Lucas Obes, (dónde está hoy el monumento a la diligencia) estaba el cine Paso del Molino, con techo de Zinc (menos mal que en aquella época el cine era escrito.Siguendo hacia el norte, desde el Copacabana, en la entrada de San Quintín, estaba el Ritz, que en su sótano tenía un depósito de ataúdes de la empresa de pompa fúnebre que existía al lado.Dices también que ibas al Maturana, pero omististe que a cincuenta metros frente a la calle Olivos, existía un cine con ese nombre (el edificio aún existe y se ve el nombre).(Posiblemente sea mayor que tú por algún recuerdo)Lo que recuerdo del cine Esplendid es la bajada de su platea, para mejor visualizar. Tengo una copia conmigo de esa película: "los vikingos" que te gustó tanto.
Para patograndich@hotmail.es: no recuerdo que hubiese un cine en esa ubicación, quizá ubiese sido en otro cruce. El más próximo a esa ubicación, era el cine Lux (agraciada casi San Martín, el portero era el rengo Rodriguez que bastón en mano, echaba a los revoltosos. Y en la otra cuadra, sobre Agraciada, el Uruguayo y frente el Astor.
Para Hamilton Martinez: como dato anecdótico del cine Censa, se inauguró con la película "el manto sagrado", luego de primera función, al irse a abrir el telón (como se desplegaba habitualmente en algunas salas), se produjo un principio de incendio por lo que puede entrar a la tercer función de ese día. entre el olor a chamusquina y perfume.
Para Alice: en esos cines, de esa ubicación, Lux, Uruguayo y Astor, había funcion matiné y completa. Para la primera: una corta y tres películas; y para funcion completa lo mismo con cuatro películas, terminando sobre la hora 20.
Para Lili: todos tragabamos rápido la comida el domingo para ir al cine ;)
El día que Uruguay salió campeón del Mundial del 50, estaba en el cine Premier y salí a escuchar el partido a un kiosco que estaba y continúa estando frente al cine. Cuando terminó el partido, cruzamos varios que igual que yo, sacrificabamos la película que estaban pasando por el fútbol y al grito de Uruguay Campeón!! volvimos a la sala. Casi inmediatamente apareció en pantalla una diapositiva que decía: "Uruguay Campeón"
Para Julio: el cine de la curva de Maroñas, era el Brodway (también convertido en templo).
Para Isabel: también en la calle Grecia, había un cine con el nombre de Selecto (tres cuadras antes de Carlos Ma. Ramirez).
Para Pedro Nolberque: el cine Capitol, estaba en 8 de octubre entre cipriano Miró e Industria (local ocupado hoy por Honk-kong)

Rolando Kind, desde: Montevideo  
--/--/----
El cine Larrañaga era de mi padre. Funcionó en Larrañaga y San Martín. Enfrente había un pequeño tambo y vendían leche recién ordeñada. El cine funcionó entre mediados de la década del 50 y al de la siguiente. La aparición de la TV fue un golpe muy duro. Según Osvaldo Saratsola ("función completa, por favor". Editorial Trilce) la sala disponía de 648 butacas. El operador se llama Miguel y algunos de los porteros eran Walter y Dorado.

Anónimo  
--/--/----
el cine que estaba en larrañaga y san martin era el Cine Avenida y estuvo abierto unos cuantos años de por lo menos 1950 al 60 seguro

Rolo  
--/--/----
En Larrañaga y San Martin, había un cine que se llamaba Larrañaga.
Existió pocos años.

FERNANDO, desde: montevideo  
--/--/----
alguien recuerda o puede aportar algo del cine renacimiento?? pasaba por la puerta todos los días y creo que cerró allá por 1972, la ultima película que dieron fue " la ley del deseo .. " o algo así, porque para tapiar las ventanas que daban a la calle soriano, pusieron los afiches, hoy hay un estacionamiento horrible, como todo el centro. No cuestionen a los cines en los shoppings, seria inviable hoy por hoy, dejar el auto estacionado en cualquier cuadra del centro para ir al cine, y que no te asalten y obvio, que cuando vuelvas el auto esté sano. después se cuestionan si todo tiempo pasado fue mejor...OBVIO !!!

JORGE VALLEJO, desde: Reggio Emilia, ITALIA  
--/--/----
LOS CINES DE MI BARRIO: El primerito de la lista es seguramente el Capurro, viejo y querido, cerca de casa, el mas cerca pero tenia que cruzar Uruguayana y despues Capurro hasta el cine. Un poquito mas lejos, pero menos peligroso por los cruces de calle, era el Alcazar, flor de cine, era un ejemplo de arquitectura en estilo arabe y tenia unos cuadros murales quizàs pintados a mano que eran una belleza y ni que hablar de la fachada del cine que era toda trabajada con dibujos moriscos; no era mi preferido porque para mi (un gurì) los porteros eran flor de antipaticos. Si uno queria exagerar podia ir mas lejos hasta el Copacabana, pero ahi tenìas que cruzar nada mas ni nada menos que Agraciada y para mi vieja era el colmo del peligro, jamàs me dejò ir solo de chico; era lindo pero largo y fino, muy largo y muy fino y si te sentabas por el medio la pantalla te quedaba a un kilometro. Despues para el otro lado, yo estaba en Uruguayana y Ciudad de Calvi, para el lado de Boulevard estaba el Maturana donde daban cada bagallos unicos y el Splendid theatre que ya era mejorcito, ahi vi: LOS VICKINGS con Kirk Douglas y Tony Curtis, flor de pelicula ...al final eran hermanos, no te digo yo !!! Lindos los tiempos de los cines de barrio, cada vez que voy por mi vieja cuadra doy una vueltita por el abandono actual de mis viejos cines queridos !!!

jorge panizza, desde: montevideo  
--/--/----
En Camino Ariel casi las vías estaba el cine Sayago. Tanto en la escuela como en el liceo repartían bonos para saber la programación, también creo que había un descuento, me pasaba todo el fin de semana adentro, veía las menores de 12 y también para mayores, ahí vi "melody", "tiburon", "fuga del siglo 23", "grease", que la vi 5 veces... En fin, ahora está para alquilar el local, el progreso lo paso por arriba.

Lidia Iglesias  
--/--/----
El cine Gran Prix sigue vivo y como en sus mejores tiempos, gracias al amor por el cine de un moderno Quijote llamado Martín que quiso devolvérselo al barrio. Cuando el cine cerró sus puertas, a fines de los años 70, fue convertido en una fábrica y sólo el sueño, el sacrificio y el tesón de su dueño, pudo restituirle su función original. Mientras tantos cines mueren, se produce el milagro de que uno renazca. La mejor manera de celebrarlo, es concurrir para apoyar a quien lo hizo posible y disfrutar del cine en un espacio que le hace honor.

patograndich@hotmail.es  
--/--/----
Buenas noches quisiera saber como se llamaba el cine que estaba hace muchos años por Av San Martín y clemente Cesar, luego fue una barraca, creo que crespi Hnos y ahora es de Laja, esta enfrente a la cancha de Aguada. Un edificio con columnas rojas.

Ricardo, desde: Buenos Aires  
--/--/----
Jaime Roos y yo éramos ( y somos) amigos. Un día, en los 70, antes que se fuera a Europa, le avisé que en el cine del barrio, el Grand Prix, que estaba en la avenida San Martín, daban El Submarino amarillo, de The Beatles. Se vino expresamente, con su novia desde el Centro, donde vivía, al solo efecto de ver esa película una vez más. En aquella época no había ni videocaseteras ni aparatos de DVD, así que si uno quería ver algo, tenía que ir hasta donde lo dieran, el día que estuviera programado.

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
El cine siempre es el cine. Aqui, como en tantos otros sitios, han desaparecido casi todas las salas de exhibicion, pero por fortuna no se ha extinguido ni mucho menos la costumbre de ver peliculas. Alla en los comienzos de la decada de 1980 la irrupcion de la videocassette como panacea que permitio a unos cuantos privilegiados hacer realidad el sueño de "tener un cine en su casa" acabo por ser, al igual que el DVD años despues, apenas una aproximacion mas a la vivencia original. Porque nada sustituye a la experiencia verdadera de acercarse a un largometraje de manera directa, esto es, ver un film en pantalla grande y en un recinto ocupado por decenas de personas, a veces centenares de ellas, que acuden en busca del mismo rato de placer que nos llevo a nosotros hasta ese lugar. No existe forma de reproducir esos magicos momentos en el ambiente domestico, ni siquiera mediante los mas sofisticados Home Theatres, tan de moda hoy. Ningun aparato de estos podria brindarnos algo equivalente a aquella euforia con la que saliamos del Cine Ariel luego de ver, en tres vueltas seguidas, Duelo De Titanes, con Burt Lancaster y Kirk Douglas, o Ben Y Charlie, con Giuliano Gemma y George Eastman, en el verano del ´74. El entusiasmo de arreglarse para salir, con las expectativas puestas en lo que nos ofrecia esa semana el Trocadero, ya fuera La Guerra De Las Galaxias, con Alec Guinness, o Amanecer Sangriento, con Peter O´Toole, jamas revivira en el reducido espacio hogareño. Quienes aprendimos a amar al cine a una muy temprana edad no nos dejamos encandilar con los innumerables chiches que la moderna tecnologia ha diseminado en nuestro entorno. La Alta Definicion y el sonido estereofonico no empañan el esplendido recuerdo que nos lego el haber visto, en el Radio City, Buenas Noches Alejandro, con Philippe Noiret, o La Profecia, con Gregory Peck y David Warner. Nada ni nadie nos disuadira de seguir evocando las inolvidables horas y horas pasadas en el 18 de Julio, viendo a John Wayne y Dean Martin en Rio Bravo, o a Clint Eastwood y Sondra Locke en Ruta Suicida. No, señor: la memoria fiel es insobornable.

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
Cuando empece a ir al cine por mi cuenta, ya habian desaparecido unas cuantas salas en el centro y en los barrios, pero por suerte quedaban suficientes para ver peliculas hasta la saciedad. El Cine Plaza aun figuraba como uno de los baluartes principales de la exhibicion cinematografica, a la vez pilar y testigo de una manera de conectarse con una disciplina artistica que supo ser orgullo de varias generaciones de espectadores. Apenas descendia de un autobus de Onda en el invierno de 1973 cuando divise el titulo que por esos dias destacaba en la marquesina, sobre ese rincon frente a Plaza de Cagancha: Los Caballeros De La Cama Redonda, una porteñita del gordo Porcel. Al año siguiente fui a ver Dales Mas Duro, Trinity, con Terence Hill y Bud Spencer, en 1977 entre de colado para ver La Pantera Rosa Ataca De Nuevo, con Peter Sellers, en el ´78 o ´79 una de guerra con Harrison Ford, Fuerza 10 De Navarone, y dos adaptaciones de novelas de Agatha Christie, El Espejo Roto, con Elizabeth Taylor, en el ´81, y El Demonio Bajo El Sol, con Peter Ustinov, en el ´82. Desde luego que el Plaza tuvo el honor de estrenar filmes mucho mas grandiosos a lo largo de su trayectoria, pero yo me alegro de haber llegado a tiempo para disfrutar a mis anchas de la experiencia de estar en un lugar asi, donde se entraba y salia con la clara impresion de que alli la pantalla irradiaba una especie de magia que todo lo impregnaba, incluyendo el personal, el resto de las instalaciones, los cortometrajes publicitarios y, ni que hablar, el publico. Y lo mejor viene al final: en enero de 1992 estrenaron Los Locos Addams, con una increible Anjelica Huston haciendo de Morticia, personaje memorable cuyas reflexiones acerca de la vida familiar contemporanea y el consumismo merecerian un Oscar por si solas.

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
El cine Independencia, a pesar de estar situado a escasos cien metros de Plaza Independencia, se nutria de peliculas estrenadas tiempo atras, a la usanza de las salas de barrio, aunque en funcion continuada. La programacion era triple y los proyectores trabajaban desde el mediodia hasta la medianoche. Cuando yo empece a ir alli mas o menos regularmente, cada semana de actividad se iniciaba el miercoles y cerraba el martes posterior, pero a partir de febrero de 1975 cambiaron su modalidad: se mantuvo la exhibicion de tres titulos, mas el principal atractivo se centraba en los filmes que figuraban en cartel entre jueves y domingo, dejando los dias restantes para largometrajes con mayor periodo de circulacion a cuestas y, por lo visto, de menor interes. Fueron varios los años que pude ver brillar con su magico haz aquel templo de la calle Florida. Es injusto dejar fuera los innumerables recuerdos que guardo en mi memoria gracias a el, pero elijo dos programas de la Warner cuyo contenido se adueño de mis preferencias afectivas instantaneamente: Los Traidores, Sed De Venganza y La Pandilla Salvaje, de 1974, y El Mercader Del Vicio, Los Amantes De Venecia y Dracula 1972 D.C., ya de 1976. El edificio de La Mañana y El Diario todavia destacaba en la esquina de Bartolome Mitre y Buenos Aires, en Ciudad Vieja, la ultima frontera en innovacion tecnologica decantada en un reloj-pulsera la detentaban los Seiko con su esfera de doble calendario y en el eter, a toda hora y todos los dias, un locutor radial insistia con su predica: "Porque sin musica la vida seria un error...CX44 RadioColor Panamericana, una radio joven para todas las edades".

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
El cine Monumental se hallaba en Constituyente casi Minas, en el barrio Cordon. En el invierno de 1970 o ´71 mi madre me llevo alli a ver Cuesta Abajo y El Tango En Broadway, dos filmes con Carlos Gardel. Media decada mas tarde, fui a esa sala, ya rebautizada como Cine ABC, para asistir al reestreno de La Danza De Los Vampiros, el clasico de Polanski. No es facil decidir cual de los dos recuerdos me despierta mas nostalgia, pues niñez y adolescencia suelen competir por la supremacia a la hora de las gratas evocaciones del pasado. Muy cerquita estaban la floreria Boccarato y Aeromodelos El Condor, y mi domicilio a ocho cuadras de esa esquina. Y despues de todos estos años que vieron desaparecer poco a poco la sana costumbre de muchos ciudadanos de ir al "biógrafo" como principal salida de fin de semana, la memoria acustica insobornablemente nos preserva aquel cantito promocional con jovenes voces seductoras: "Recuerda...la W no se pronuncia...y fijate en Wrangler...porque Wrangler se fija en ti".

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
En marzo del ´77 me traslade lejos de mi Palermo natal hasta el Cerro para ver, por primera vez, El Asilo Del Terror, film que llevaba idealizando año y medio, en el cine Cerrense. Desde esa noche, a mi pasatiempo de ver peliculas se le agrego el de perseguir por todo Montevideo aquellos titulos que ansiaba conocer o volver a disfrutar. Los productos audiovisuales, en mi caso, estaban monopolizados por las pantallas cinematograficas, ya que en casa no teniamos televisor. Por eso, el hechizo del septimo arte fue inevitable: no bastaba con ocupar una butaca durante la proyeccion de un largometraje, no. Habia que hallar la manera de obtener y atesorar, junto a nosotros, aunque mas no fuese un fragmento de ese mundo maravilloso que acababa de desfilar ante nuestros ojos y oidos en la semioscuridad. Recordemos que por esas fechas no existia el VHS, ni el DVD, ni la TV-Cable, ni mucho menos Internet. Tal circunstancia multiplico por mil el encanto que ciertos films ya traian consigo, puesto que cuanto mas distantes estuviesen del barrio que habitabamos, de la ciudad, del pais, del continente, mas y mas irrefrenable iba a ser la devocion que nos provocaria. A tres decadas y media de tan grato encuentro con el Asilo, Charlotte Rampling y Britt Ekland aun nos roban el aliento con sus siluetas, sus voces, sus miradas y su relato breve, demostrandonos a cada paso que ficcion y realidad, luz y penumbra, vida y muerte, son conceptos muy opinables...

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
Es incalculable la cantidad de horas de cine que disfrute en la salita ubicada en el entrepiso del Palacio Lapido, en la esquina de Avda. 18 de Julio y Rio Branco, conocida como Cine York. Muy dificil, asimismo, señalar un programa solo para recordar, pero puedo rescatar uno, que ocupo siete dias alla por el verano de 1974: Los Peligrosos, policial americana con la pareja estelar de la serie de TV "Yo Soy Espia", Bill Cosby y Robert Culp, y El Mercader De La Muerte, comedia de humor negro inglesa con el irrepetible Vincent Price. Aquella fue la pantalla mas pequeña que yo haya visto alguna vez, y todo estaba distanciado, extrañamente: la cartelera estaba sobre la acera de la avenida, la taquilla al fondo de la galeria y la sala de exhibiciones arriba. Durante un tiempo, incluso, se dio el gusto de ostentar, sanamente, funciones Trasnoche, en sabado. Era la epoca de auge de la cocoa Toddy, los relojes de pulso Orient y la lenceria Patty Collins. Ah, y no se me olvida la publicidad que clamaba que "King House hay uno, y como King House ninguno"...

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
En la bajadita de Avda. Rondeau, a pasitos de Plaza de Cagancha, relucia el Cine Central. Una gloriosa tarde de mi niñez me toco vivir cuando alli exhibieron Los Visitantes De La Noche, una tipica policial de Charles Bronson, y Jinetes Del Viento, una de vaqueros con el elenco de la serie Bonanza. Por entonces, uno no podia elegir mucho: la cuestion era ir al cine. Pero la oferta era realmente variada, y nos formamos gracias a ella. Musicalmente tambien nos moldeaba la heterogeneidad, desde Jose Feliciano hasta The Shocking Blue. Ah, que lindo seria un viaje en la maquina del tiempo... aunque sea un fin de semana.

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
En Avda. Uruguay entre Cuareim y Rondeau, Mdeo., estaba el cine Radar. A mediados de 1971 fui alli a ver La Mujer De Paja, La Ruta Del Peligro y El Puente De Remagen, programa triple de la United Artists. Sensacion indescriptible la que me dejaba salir a la calle en plena noche horas despues de haber ingresado a la sala a media tarde. Reencontrarme con la realidad era incomodo tras divagar a gusto por historias ficticias servidas en celuloide formato 35mm. Hoy extraño aquel cine, la doble via de la Avda. Rondeau y los rugidos de los "camellos" de ONDA.

Hamilton Martínez, desde: Novo Hamburgo - Brasil  
--/--/----
La primer película que vi, tenía 6 años, fue en el cine Censa, 18 de Julio y Magallanes. Se llamaba "Hambre de venganza". Era una pelicula de farwest. La encontré en internet, y claro, la tengo grabada.

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
En el cine Iguazu, en Avda 18 de Julio 1265, hubo por muchos años programacion doble. Alla por octubre del 73 vi Mansion Embrujada, de terror inglesa, y La Orden Es Matar, policial francesa. Simplemente, inolvidable. Figuras tipicas del lugar, como el acomodador,el boletero y el vendedor de golosinas provisto de uniforme, linterna y bandeja de madera, estaran en mi memoria mientras viva. Ah, pero la exquisitez a la hora de armar los paneles de fotos en la cartelera ...

Alyce, desde: Barcelona - España  
--/--/----
Que lindo encontrar gente como yo k recuerda los "cines" de antaño ahora con las multisalas en los centros comerciales, somos pocos los k recordamos akello.
Soy uruguaya k vivo en Barcelona hace 30 años aki tambien conoci algunos cines de barrio, pero ya no keda ninguno.
Recuerdo cuando con las amigas ibamos al la matine de los cines k estaban en Agraciada y San Martin (Aguada)daban 3 peliculas y llevabamos escondidos bizcochos y cocacolas k no nos dejaban entrar

German Gonzalez, desde: Montevideo, Uruguay  
--/--/----
Recuerdo el cine Atenas,calle Maldonado 1573,barrio Palermo. Alli vi Los Ritos Satanicos de Dracula por 1a.vez la noche del viernes 31 de enero de 1975, con 13 años recien cumplidos y desde entonces sigo perdidamente enamorado de las peliculas de la Hammer inglesa. Que le va uste´ a hacer, uno esta hecho de lo que recuerda. Ya me figuraba yo que no era el unico nostalgico del septimo arte. Gracias a quien corresponda por crear este sitio. Un abrazo.

Anónimo  
--/--/----
muy lindo trabajo sobre los viejos cines del centro. Me gustaría ver alguno sobre los cines de barrio. Felicitaciones

Alyce, desde: Barcelona - España  
--/--/----
Alguien recuerda los cines que estaban en la calle Agraciada uno frente al otro? uno se llamaba "Uruguayo" y el otro no me acuerdo allá por los años 60 en la Aguada?
Yo estaba deseando cumplir los 12 años para poder entrar de noche con la cédula en la mano, alguien recuerda eso? Después de las 9 de la noche el acomodador pasaba por la sala revisando que no quedara ningún "menor".
Recuerdo que para elegir película agarrábamos el diario y buscábamos en la pagina de los cines: empezaba Ambássador- Ariel- Teatro Artigas - California -Central - Colonial etc etc
Uyyy que tiempos y cuantos años!

Roberto, desde: Montevideo, Uruguay  Responder este mensaje
14/9/2016
Alyce: el cine frente al Uruguayo, en la calle Agraciada, se llamaba Astor. Quisiera saber cuándo cerró el cine ROY en Bvar. Artigas y Garibaldi. Agradezco respuesta. Felicitaciones por la página.

adriana  
--/--/----
YO QUERÍA PREGUNTARLES A CUALQUIERA DE UDS SI TIENEN ALGUNA FOTO DE AQUELLOS BONOS QUE NOS ENTREGABAN A LA SALIDA DE LA ESCUELA EN CADA VACACIONES PARA LOS CINE COPACABANA, MATURANA, Y NUEVO FLORES. DE SER ASI, SERIA FANTÁSTICO QUE LA SUBIERAN O ME LA ENVIARAN A MI CORREO: jadriana.sala@hotmail.com. MUCHAS GRACIAS, Y QUE LINDO Y GRATO ES RECORDAR ESTAS EPOCAS HERMOSOS E INIGUALABLES.

Carlos Favotto, desde: Treinta y Tres  
--/--/----
Alguien sabe algo del cine INDEPENDENCIA que estaba en la calle Florida?\\
COTIZACIONES
Si usted tiene página en Internet, inscríbala aquí.